miércoles, 7 de noviembre de 2012

Costra láctea del bebé: ¿qué le pongo?


Muchas veces venís a la farmacia a consultar sobre qué productos son los más adecuados para la costra láctea... habéis oído hablar de la vaselina, el aceite de almendras, el champú anticaspa,... algunas de vosotras comentáis que huele mal (y es cierto, huele a pies malolientes), en esta entrada os queremos hablar de los distintos tratamientos posibles y del producto adecuado para que se vaya.
Ahora bien, lo más importante, no os olvidéis que:
1- la cabecita del bebé es muy frágil, ojo con frotar y rascar, con mucho cuidado al realizar movimientos mecánicos.
2- la costra láctea tarda tiempo en irse, así que paciencia, quizás va y vuelve, pero lo más importante es una vez hemos conseguido eliminarla o disminuir su presencia, la prevención y constancia diaria de revisar que no se haya reactivado.
3- en caso de que todo lo que hayáis probado no funcione, no os preocupéis, con el tiempo, se va sola, siempre y cuando no esté inflamada, ni pique ni haya algún tipo de infección.
4- evita arrancarla con las uñas, es mejor usar un producto que reblandezca las escamas y que mediante la ayuda mecánica, elimines la costra.

¿Qué es la costra láctea? 

La costra láctea es la expresión coloquial que se utiliza para referirse a la dermatitis seborreica del lactante, o seborrea, que también se conoce como caspa cuando afecta a niños mayores o adultos.Es relativamente habitual en los recién nacidos y los niños de hasta tres años de edad y cursa con gruesas escamas de color blanco o amarillas que aparecen sobre el cuero cabelludo. Algunos niños solo presentan escamas en un área reducida, mientras que otros tienen todo el cuero cabelludo cubierto de escamas. A veces, la costra láctea puede llegar a aparecer en las cejas, las pestañas, las orejas, el pliegue de la nariz, la parte posterior del cuello, la zona del pañal o las axilas. En contadas ocasiones, como en los lactantes que tienen eczema o la piel seca, la costra láctea puede cursar con piel agrietada asociada a comezón y secreción de pequeñas cantidades de un líquido de color amarillo claro.La costra láctea no es contagiosa ni un indicador de malos hábitos higiénicos. La mayoría de las veces desaparece por sí misma. De todos modos, en los casos más graves o persistentes, el pediatra puede recomendar utilizar champús o lociones formulados médicamente. Si usted lava la cabeza de su bebé diariamente con un champú suave también le puede deshacer y eliminar las escamas de la costra láctea.
Aunque puede dar la impresión de que la costra láctea resulta molesta e incómoda para el lactante, por lo general, no crea ninguna molestia.

Los productos que usan para tratar la costra son:

1.- Queratolíticos: ayudan a eliminar las escamas . El más clásico es el ácido salicílico que suele emplearse en forma de vaselina salicílica al 2-4%; tiene el inconveniente de producir en ocasiones irritación del cuero cabelludo. Se trata de un preparado que debe ser indicado por el médico.
Más reciente ha sido la aparición de nuevos productos como la keluamida,avocadate…que se toleran bien y son bastante eficaces. Entre ellos destacamos nosotros el Kelual emulsión, que según el Dr. Molina, jefe de pediatría de la clínica Dexeus, se aplica de la siguiente manera: Kelual emulsion, un masaje en el cuero cabelludo 30 min antes del baño, dejar actuar durante esos 30 minutos y retirarlo al lavar la cabeza con un champú normal de bebé. Se puede hacer muchos días
seguidos, la costra láctea dura mucho.
2.- Champús: en estos pacientes se recomiendan derivados de brea, azufre o piritiona de zinc. Generalmente huelen mal y producen cierta irritación de la piel. También se ha empleado, en base a la posible participación del Pityrosporum ovale, el Ketoconazol (antimicótico) con resultados dispares.
Por tanto, el champú, mejor que os lo recomiende el pediatra en función del tipo de como de inflamada esté la costra láctea.

3.- Corticoides tópicos: su empleo se limita a los casos importantes o cuando las medidas anteriores no surtan efecto. Logicamente se emplearán sólo el tiempo necesario y preferentemente los de baja potencia y siempre bajo control del Pediatra/Dermatólogo, que asimismo asociará el tratamiento correspondiente cuando se constate complicación bacteriana o micótica.



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada